Visita Gloria del FutBol a Antiguo Morelos Tam

0
42

Por Marvin Huerta, Cronista de esa ciudad

En días pasados visitó el barrio La Uva de Antiguo Morelos, el ex jugador profesional de futbol José Martin Hernández Almazán, quien, en su paso en el máximo circuito profesional de México, militó en los equipos Monterrey, Veracruz y Tigrillos de la UANL.
Según nos relató, tenía cerca de cuatro años que no venía a estar tierras tamaulipecas en las que pasó su niñez, comiendo ciruelas en los barrios de La Uva y del Callejón, y jugando al futbol en las calles del pueblo.
Hernández Almazán nació un 15 de enero 1971 en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, ciudad donde habían emigrado sus padres Gilberto Hernández y Yolanda Almazán Paz, nativos ambos de Antiguo Morelos, Tamaulipas.
Su madre Yolanda Almazán fue hija de don Florentino Almazán Castillo, nativo de la cabecera municipal y de doña Ma. Luz Paz Rubio nativa del rancho San José de este municipio. Su padre Gilberto Hernández, fue hijo de don Luis Hernández Azua y sobrino de los ex presidentes municipales Cleofás y Román Hernández Azua.
Desde niño le apasionó el futbol, siendo su madre la que lo impulsó a probarse con los rayados, debutando en septiembre de 1989 ante el Necaxa, en un torneo de Copa, en el estadio Tecnológico. En primera división debutaría hasta 1990, en un duelo ante el Toluca en la Bombonera (Nemesio Díaz) Fue seleccionado olímpico, pero una lesión le impidió jugar las olimpiadas de Barcelona 1992.
A diferencia de su niñez, donde duraban sus visitas a Antiguo Morelos más del mes, durante su época de jugador poco venía al pueblo, y sus visitas pasaban desapercibidas pues pocos sabían que él tenía sus raíces en Morelos. Su primo “El chivito” Martínez, recuerda que en una ocasión fue reconocido por unos jóvenes del ejido Morelos, a quienes les estampó su autógrafo.
En Monterrey fue compañero de Rubén Ruiz Díaz, Abraham Nava, David Patiño, Luis Hernández, Misael Espinosa, Richard Tavares, “Tato” Noriega y Porfirio Jiménez, entre otros.
Jugó la final de ida de la temporada 1992-1993, entrando de cambio por Sergio Verdirame al minuto 68, en la que su equipo Monterrey se enfrentó al Atlante en el estadio Azteca, un 26 de mayo de 1993. Juego en el que, según la repetición que vi, tuvo una gran participación, pese a que su equipo perdió 1 a 0.
Durante su carrera, uno de sus goles más recordados, fue el anotado a los Tigres en un clásico de la jornada 33 de la temporada 1993-1994, en el que rayados ganaron 4 a 2.
En 1996 fue puesto en el draft, siendo comprada su carta por los tiburones rojos del Veracruz, equipo en el que fue compañero de Adolfo Ríos, Leonel Álvarez, José Mari Vakero y Rene Iguita por mencionar algunos.
Se retiró a fines de los años 90´s en un duelo en el que el Veracruz venció al América.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here